Le tengo una sana envidia a quienes tienen talento musical, a los que cantan o son virtuosos con algún instrumento. Sobre todo a aquellos mutantes que son capaces de crear acordes y melodías memorables, no importa si es reggaetón o una sinfonía, ellos son capaces de aferrarse en algún lado del cerebro y mezclarse con nuestros recuerdos y sueños….como nos hacen revivirlos darle forma y consistencia.

Eso me pasa a mí, con algunas canciones todo lo que pienso toma forma y por mientras dura ese encantamiento me fundo con mis sueños y mis recuerdos.

Iba en manejando en taco hacia el trabajo, era temprano y hacía frio… Para mí los tacos no son un problema, es como si tuviera un piloto automático, por mientras aprovecho ese momento de intimidad para sentir el ahora.

En eso estaba cuando en la radio se escucha Loco de Enrique Iglesias ft. Romeo Santos… y no cualquier versión weon… en versión bachata…. Y me la sé…  como ya les conté estaba en mi momento de trance, entonces subí el volumen y ahora era Enrique, Romeo ft Flavio, ahí con los dos me peleaba los coros, la parte de Romeo me sale bien, igual llego al tono.

En la esquina de una universidad, hay un paradero que se llena de estudiantes esperando cruzar la calle, es uno de los segmentos  más pesados del taco. Pero no me importaba, yo estaba en una lucha por encontrar mi espacio dentro de la canción.

Cuando llega la esa parte que dice: Unnnn locooo por besar tus laaaaabiosss…. ahí le puse con todo, claro cómo me va a ganar Santos, si esa canción la hicieron para mi….

De pronto escucho unos aplausos que no son parte de esta versión, miro hacia atrás y conchatumare… tenía las ventanas traseras abiertas… Los pendejos de la U estaban cagados de la risa y me aplaudían. Que plancha por la cresta… los quedé mirando, les hice una reverencia y lentamente subí el vidrio, por dentro sólo quería que avanzara el taco.

Qué manera de ser weon, peor aún,  ahora ya ni me gusta la canción….