Entre Monos y Serpientes

Cuentos de quien no sabe lo que hace

El Rincón de Rivero

Esta es una sección que no me pertenece, es de Rivero, un amigo que en su adolescencia escribía oculto poemas y canciones. Lo hizo por mucho tiempo en silencio, escondido, sin mostrar su trabajo a nadie… hasta que encontró a su Musa, ella quizá por accidente o por intención descubrió los poemas y los musicalizó.

Fue una etapa que recuerdo muy bien de mi amigo, probablemente en la que fuimos más cercanos, no porque nos vieramos todos los días, sino que por qué sentía que ahora si lo conocía.

Su Musa tuvo un terrible accidente y Rivero nunca más tomó la pluma, fue demasiado pronto y ahora tampoco es demasiado tarde para volver a escribir.

Con su autorización iré subiendo algo de lo que él escribe.

Privado: Buscándote

(Un poema de Rivero)

 

Miro a mi alrededor

y aparece la inmensidad

en ella busco lo mas preciado

y veo sólo el silencio, obscuridad.

 

Busco más allá

y veo la luna y sus estrellas

intento encontrarte y no apareces

tú mi amor la más bella.

 

Intento contener mi nostalgia, no te veo

busco en mis recuerdos

apareces brillante opacando a las estrellas

la felicidad renace, aunque no te tengo

 

Ahora cierro los ojos

te veo bella

recorro tu cuerpo y reencuentro tu sonrisa

tú mi amor, hermosa, luminosa y bella.

Privado: El Encargo

Hay minas que en algún momento consiguen poder sobre uno, no nos damos cuenta, somos como el sapo que se mete en la olla con agua fría y no se da cuenta mientras se va calentando hasta que ya es demasido tarde. Estoy convencido de que ellas van probando ese poder, me gusta pensar que a algunas sólo les divierte, no esperan nada más que reírse un poco de lo tontos que podemos llegar a ser. Acá va un ejemplo de la vida real:

Hace exactamente un mes estaba por asuntos de trabajo en Los Angeles, USA. Era Julio, pleno verano y el calor era insoportable, acababa de salir de una reunión y caminaba por la calle a todo sol.

De pronto recibo un mensaje de WhatsApp de una amiga desde Chile. Ya habíamos estado hablando de un favor de negocios que ella necesitaba y me imaginé que era para comentarme más detalles al respecto, pero necesitaba otra cosa:

-Holaaaa, ¿cómo estás? -siempre ella con todas esas vocales

-Bien ¿y tu? -qué original mi respuesta.

-¿Te puedo pedir un favor? -me preguntó, aunque sabe que no me podría negar.

-¿Si dale de que se trata?

-Es un encargo, pero si no se puede no importa.

-Estoy muy apretado de tiempo, pero voy a tratar de hacerlo, ¿Qué necesitas? -Eso era verdad, sólo estaría un día más antes de volver a Chile.

-¿En seriooo?, gracias te pasaste – Ese gracias no sale mucho de su boca ni de su Whatsapp, en ese instante debí sospechar algo…

-¿Qué necesitas?-insistí.

-¿Hay un Partycity cerca?

-¿Qué es esa cuestión? -le pregunté.

-Es que me gustaría que me trajeras unas máscaras, que son como estas -Y me manda la foto.

IMG-20160729-WA0002

Quedé en estado de coma unos segundos, donde me imaginé esto

2016-08-22 00.21.30

 

-¿Y te las vas a poner????? – todavía medio tembloroso, escribí  esa pregunta y apreté el botón enviar.

Casi al mismo tiempo que salía mi mensaje, se encendió un el letrero en mi frente con letras muy grandes que decía: HUEVON.

Era obvio que me estaba hueveando y yo caí como tonto.

-jajajaja, Son para una fiesta – me dijo.

-Cómo me haces esto, no te compro ninguna cuestión, ¿no ves que llevo una semana en el verano de Los Angeles amarrado? -Reclamé y con  razón, una semana luchando contra toda clase de tentaciones y esta mina me sale con esta huevada.

-Jajaja sabía que algo me ibas a decir.

Claro que sabías -pensé -. Abusadora….

Me quedé pensando después si soy tan ahuevonado…. Yo creo que ustedes me van a decir que Siiiii.


PS:   Al mes siguiente mi amiga viajó a USA y la contacté por Whatsapp:

-¿Encontraste las máscaras? -se lo pregunté con la remota esperanza que me dijera que sí, que las tenía y acá va la foto, jaja.

-¿Qué máscaras? -me contesto la muy chanta.

Estoy más convencido que nunca que me encuentra huevón.

 

 

 

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove